miércoles, 27 de agosto de 2008

Si de mí dependiera

Si de mí dependiera, rebobinaría, como poco hasta esta mañana, y volvería con algunas flores. Si de mí dependiera, daría media vuelta antes de alcanzar el coche y correría de nuevo hasta casa.

Si de mí dependiera, subiría los escalones de dos en dos, dejando caer el periódico, para encontrarte a punto de salir. Si de mí dependiera, te retendría en casa con cualquier excusa, incluso a tu pesar, y llamaría a tu trabajo para anunciarte enferma.

Si de mí dependiera, te sujetaría por la cintura y te haría reír susurrándote en la nuca, para que te desenfadaras pronto, y fingiría cualquier malestar, por pequeño que fuera, para que tuvieras que cuidarme.

Si de mí dependiera, correría a esconderte las llaves, o el móvil, o el informe que te tuvo despierta hasta las doce en el salón. Si de mí dependiera, redactaríamos una dimisión de mentirijillas en una servilleta, y la tiraríamos por la ventana para ver si alguien la recoge del suelo y la lee.

Si de mí dependiera, te cambiaría la ropa por besos, aunque salieras ganando una vez más, porque yo tengo más besos que tú ropa.

Si de mí dependiera, exploraríamos el salón en busca del lugar perfecto para hacer el amor, aquél que nunca encontramos porque en realidad lo que nos gusta es buscar.

Si de mí dependiera, nunca hubieras salido de casa, y nunca, nunca, hubieras cogido ése tren.

Si de mí dependiera, estarías aquí.

16 comentarios:

Sechat dijo...

Precioso por ser un poco canalla y dulce a partes iguales. También por lo corto y por la intensidad del final que permite rebuscar posibles porqués. Te leo por primera vez y me ha encantado haberlo hecho. ¡Enhorabuena por romper tu silencio de tanto tiempo!

Paula dijo...

Si de mi dependiera, nadie se quedaría sin leer este relato.

Una preciosidad Aaron, enhorabuena.

Feliz descubrimiento el que he hecho esta mañana... te (re)encontré.

Besotes

(Liv)

Nikita dijo...

Habías dicho que era una historia breve, pero no habías dicho que fuera tan buena :O Pero con un final triste. Por eso hay que vivir la vida intensamente y apurar cada segundo, para que cada uno de ellos, sean horas...

Ariel dijo...

:) muy bueno muy bueno, sobre todo para aquellos que andamos así, queriendo de lejos me ha gustado mucho, frases cortas y precisas pero absolutamente todas cargadas de emociones

Amanda Pinkleton dijo...

Totalmente de acuerdo con Sechat, un poco canalla y un poco dulce. Me encanta lo de "aunque salieras ganando una vez más, porque yo tengo más besos que tú ropa." :-D

Un lujazo de relato.

Besos!!

Joss Bruneliere dijo...

Grande, tienes totalmente el oficio. Muy bueno, enganchas al lector. Si de mi dependieran tantas cosas...

ninive dijo...

Pues a ver si el pistolero lo atrapa de una vez y podemos leerte más a menudo killo!
Me acostumbré a un sello tuyo y buscaba entre líneas una pista del género negro :)
Palabras que intentan dibujar una sonrisa entre manos que aprietan con rabia el tiempo,que no pueden detener.
Que lo que no se detenga sea tu escribir!
Un abrazo!

Sara dijo...

Hoy sí te comento ;)

Cuando leí tu relato me quise morir... (te juro que ya tenía el mio escrito) hemos enfocado la frase de manera similar y, sin embargo, tu texto le da un millón de vueltas al mío.

Me ha encantado, obviamente.

A ver si escribes más a menudo porque joyitas como estas deberían repetirse semanalmente.

Un saludo! ;)

Oski dijo...

El recuerdo de un amor, me gusta la forma en que lo has ido llevando y el final abierto del mismo.

Hay dos posibles opciones, o un accidente del tren (me inclino a pensar que no) o una marcha furtiva buscando rutas de escape que la otra persona no comparte.

Las ausencias siempre son dolorosas, pero siempre lo son más las despedidas.

En fin, no me enrollo más, me ha gustado.

Un abrazo.

мαяια dijo...

Siempre digo que la magia de El CuentaCuentos hace posible que tú escribas algo, que para tí tiene X significado, y que los demás, los que lo leen, tienen la posibilidad de "llevárselo a casa" darle todo tipo de giros y terminar por encontrarle un significado totalmente distinto. Normalmente, dependiendo de cada persona, sus circunstancias actuales, su vida pasada, etc.

Y por muy bonita; bien escrita; bien hilada y otro largo etc. que me resulte tu historia, yo me voy a quedar con el final. Con el penúltimo párrafo.

Para mí, un tren, encierra un significado totalmente opuesto al que tiene en este relato, pero... a fin de cuentas es el mismo: la vida de muchas personas puede cambiar en cuestión de segundos y dependiendo de que otra se suba o no a un tren, un avión, un coche, ... y emprenda camino...

Así que, a pesar de no haberme leído tu relato en mi casa (ni la primera vez ni la segunda), me lo llevo a mi terreno y en lugar de quedarme con la tristeza que desprende el final, me quedo con la sonrisa que me ha salido al acordarme de aquel tren... ;)

Porque me das permiso, ¿no? :P

Un besiño y ya sabes: aplausos y todo lo demás!

P.D. A todo hay que verle el lado positivo, ¿no es eso? Pues yo quiero entender que el lado bueno de "la semana pasada" es tu relato...

atenea dijo...

... y que en tan pocas líneas digas tanto... me ha encantado y me he quedado con la intriga de saber qué paso (y eso es lo que más me gusta, a mí eso de que me lo digan todo... como que no ;) jaja)

Un saludo!

carlos dijo...

Otra muesca más en el tiempo :)
Muchas felicidades killo!!
Un abrazO!!

Niobiña dijo...

Triste final... Si de mí dependiera las cosas también serían muy distintas... Pero es lo que dice maría, que todo cambia con cada decisión que tomamos, y tenemos que aceptarlo tal y como venga...

Un beso.

Caruso dijo...

Amigo Aaron, le devuelvo la visita. Y además le informo que me han parecido excelentes algunos de sus posts.

Sin embargo, veo que no es vd. constante. Deje que le recite un viejo refrán neozelandés : "cuanto más alto vuela el garrapiño, más luz brilla en la ladera porque el garrapiño es luz que brilla por la ladera que vuela, aunque no vuela la luz, sino el garrapiño ese".

Un cordial saludo de su amigo Caruso.

atenea dijo...

Me encantó en su momento y me ha encantado volver a leerlo. Está genial :)

Besos!!

Hell dijo...

Joder, Socio!!!
Nunca había leído este relato tuyo.
Muy, muy profundo, ¿eh?
Entre éste, y el de esta semana para CC... me estás descolocando!
Yo pensaba que eras ese fiel pistolero, frío y vestido de negro, que siempre iba en pos de una historia para compartir con su Socio de género negro...
Pero me dejas muy, muy parado.
Aunque me gusta mucho como te desenvuelves también por estos otros derroteros.
Felicidades.

Un fuerte abrazo!!!